Repetirse en lo mismo no aporta nada al caso Gabriel. Creo que mi posición sobre el móvil económico ha sido clara, la única intención con ello era  aportar una documentación en primicia que podría sustentarse para inclinar la balanza  hacia un posible móvil. Pero una vez hecho, los investigadores estoy seguro sabrán canalizar dicha información y ampliar o descartar conforme sus propias averiguaciones.  Creo que mi opinión queda clara en la siguiente entrevista: (Aquí)

Agradezco enormemente a todos los medios de comunicación que me han ofrecido un espacio mayor o menor, pero ruego que no insistan en contactar nuevamente para dar más vueltas a este asunto. Los criminólogos queremos construir y si podemos aportar algo que ayude en parte al mayor esclarecimiento de los hechos, lo haremos sin duda, pero en este caso no tengo nada más que aportar, reiterarse en lo mismo con objeto de crear noticia sinceramente no es mi objetivo. Igualmente agradecería que no se publiquen cosas que no he comentado.

Espero y deseo que las investigaciones sobre este caso se lleven con el máximo rigor y expriman toda posibilidad hasta las entrañas, y se sigan investigando con el mismo tesón otros casos de menores que aún quedan por resolver, pues si no velamos por ese ser humano en su estado más puro e inocente, esta sociedad terminará definiéndose así misma por sus propios actos y actores.

Menos pose y más hacer.