Las barbaries de la humanidad parecen no tener fin, semejantes monstruos de la naturaleza siguen campando en nuestra sociedad camuflados con perfume familiar ocultando la mentira de sus actos. El reciente caso Turpin aflora nuevamente las mentes criminales más retorcidas de nuestra sociedad. Dos padres que han abusado, torturado y encerrado a sus trece hijos en edades comprendidas desde los dos hasta los veintinueve años. Los encadenaban a muebles, les golpeaban, estrangulaban, les daban de comer una vez al día, y ducharse una vez al año. Después de ver semejantes rasgos y actos de esos dementes criminales que se hacen llamar padres, nos hace replantearnos teorías que han sido tan polémicas como la del criminal nato de Cesare Lombroso.

Si unos padres son capaces de hacer eso a sus hijos ¿qué podrían hacer al resto de la sociedad? No hay nada que justifique las atrocidades cometidas por esos “padres” salvo el criminal ya nacido por causas biológicas y gen criminal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí