Según una de las posibles teorías del Criminólogo Víctor Márquez, se centraría en el móvil económico. Por el perfil a priori establecido dentro de las posibilidades que derivan de las fuentes informativas en su mayoría públicas, el móvil económico tiene un mayor calado. Un posible secuestro para obtener una cuantiosa suma mediante el convencimiento a los padres por recibir información del posible paradero u otros que llevasen hacia alguna prueba del menor sería un posible móvil.  El asesinato podría ser premeditado junto al secuestro ya que mantener al niño con vida hasta cobrar la posible recompensa, solo dificultaría el proceso y existiría un alto índice de riesgo a que fuese descubierta o posteriormente identificada. Es muy probable que utilizara las prendas del menor con objeto de confirmar una prueba a cambio de la recompensa, pero claro, para ello tendría que haber un cómplice.

Este caso tiene muchas incógnitas, pero creo es sumamente importante elaborar un perfil criminal infiriendo en los aspectos psicosociales con análisis psicológico, criminológicos, criminalísticas y forense con el fin de identificar la tipología de persona para que los investigadores puedan utilizar como herramienta para dirigir los interrogatorios, descartar otros posibles cómplices, en definitiva, para intentar establecer un móvil que permita continuar con el buen desarrollo y esclarecimiento de los hechos.

Un informe crediticio obtenido en primicia expuesto en el programa de máxima audiencia Espejo Público, podría avalar cierta teoría ya que la presunta autora mantiene una deuda en la republica dominicana de unos 32.000 euros, cantidad muy similar a la que aconsejo elevase al padre del menor. Por otro lado, un informe policial en su país de origen descarta la tenencia de cualquier tipo de antecedentes policiales, por tanto, quizás nos encontremos con patrones similares a los establecidos por el profesor de criminología David Wilson de la Universidad de Birmingham. En su estudio elaborado sobre los asesinos en serie donde los clasifica según su experiencia y relata como los asesinos (amateur) carecen de historial policial, del uso de armas y asesinan forzados por necesidades económicas. Debido a esta posible clasificación, es muy probable que llevase a cometer fallos a la presunta autora como el de la camiseta que la pusieron en el punto de mira de los investigadores de la guardia civil y cometiese el siguiente error debido a la astucia de los agentes.

Además llama mucho la atención que hubiese un cambio de domicilio en dicho informe dos días después de la desaparición del menor.

“Asesinar por un beneficio económico es una de las áreas menos estudiadas, lo que pretendo es identificar patrones de conducta y rasgos de personalidad recurrentes de asesinos de esta clase que coincidan con los de la confesa autora.”

Por tanto, es muy probable que el traslado del cadáver se debiese al miedo que fuese descubierto, pero no porque este le pudiese delatar como asesina, pues es posible que intentase borrar toda prueba que la incriminase, sino porque acabaría con el objetivo principal del móvil, el económico, si encontrasen el cadáver, se acabaría la recompensa.

En cuanto a la carencia de antecedentes policiales puede deberse a la falta de archivos y herramientas de filiación inexistentes en la República Dominicana hasta el año 2013. Según informaciones hasta esa fecha no se incorporó un sistema de identificación por huella dactilar y fotografía, por tanto los delincuentes daban distintos nombres a las autoridades o contenían distintas células de identificación con lo cual era bastante complejo poder llevar un registro policial y una certera identificación.